La Lucha

La Lucha

No me dejes partir,  viejo algarrobo… Levanta un cerco con tu sombra  buena, átame a la raíz  de tu silencio donde se torna pajaro  mi tristeza.  Si les cuento todo lo que conversé con éste encantador Sr., no terminaría nunca. Fue una mañana riquìsima en todos los sentidos. Cesar llego de Piura a Lima hace algunos…